21 may. 2012

Las tardes de lluvia sirven para algo

De vez en cuando me gusta la lluvia. Me sirve de excusa para poder pasar la tarde en casa, para sacar mis agujas, mis lanas y tejer algo nuevo.

Este fin de semana ha sido muy lluvioso, y le ha tocado el turno a las agujas de ganchillo tunecino y a una lana multicolor. ¿El resultado? Una bufanda bien gordita y llena de color para el próximo invierno!

Que vivan los días de lluvia!



3 comentarios:

  1. ¡Qué chulada! Admiro estas pequeñas obras de arte a ganchillo... yo no tengo tanta maña con estas cosas! Ánimo con la semana! Muak

    ResponderEliminar
  2. Qué recuerdo el ganchillo tunecino! en mi casa había una aguja que usábamos para abrir los cajones de un mueble al que le habíamos quitado los tiradores (4 bestias pardas es lo que tiene). Mi madre me enseñó un día a hacerlo, es de las pocas cosas que tuvimos paciencia de enseñar-aprender, porque siempre fuimos muy impacientes las 2. Qué recuerdos!!!
    La lana es preciosa, y eso que no soy muy fan del turquesa... me encanta!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias!
      ja, ja, que graciosos, si es que en esta vida hay que servir "pa to", que no tenemos tiradores pues con la aguja de tunecino que para eso esta!!

      Eliminar